• Hasta el moño

    Hasta el moño. De ese efecto placebo del: “vamos a salir de esta siendo mejores personas” ¿En serio?  ¿Y eso, por qué? Disculparme. No me lo creo. Es como cuando se acerca la Navidad y con ella nos venden, que la bondad invade a todo el mundo, pero luego a mediados de enero, del milagroso espíritu, ya no hay rastro. ¿Desaparece por arte de magia? ¡Qué va!  Es porque son quimeras. Vamos a salir igual. La persona que es mala, continuará siendo mala. O quizá incluso más mala. (por eso de que va a salir lo peor de cada uno) Y la que es buena, seguirá siendo buena. O quizá más…