Se acabó el colecho…

– Mamá, tu también cabes en la cama, te hacemos un hueco. – dicen amablemente mis dos hombrecitos.

 

Y es que hemos pasado del colecho a “okupar” ( si de okupa) nuestra cama de pareja de hecho. (no estamos casados) (y cada uno llama a su cama como le da la gana, y cama de pareja de hecho me gusta más que cama de matrimonio)

 

El hecho es dormir con los papis, sea con cual sea, papi o mami. Porque los cuatro juntos dejó de ser sostenible hace mucho tiempo. Así que ahora nos turnamos.

 

Es explico lo de okupas… y es porque ya no les importa si es o no con nosotros, mientras estén en nuestra cama y los dos juntos.

 

Opciones:

Opción 1: Irnos nosotros a la litera, el afortunado padre de los okupas dice que se pide arriba. Y le recuerda tanto a las convivencias infantiles que parece incluso que no solo le haga gracia, sino que de verdad le haga ilusión.

Y yo, en cambio tengo un rebote de órdago.

Opción 2: Seguir igual. Insostenible. Hablamos de mini hombrecitos de 7 años.

Opción 3: Qué se vayan a su habitación!! Qué se independicen de cuarto!!

 

Por qué? pues porque suma y sigue:

9 meses de embarazo + casi 2 años de lactancia, a banda y banda, eso significaba: se despertaba uno me giraba hacia la derecha, se despertaba el otro me giraba hacía la izquierda.

+ otros 5 haciendo colecho obligado.

Hemos sido incapaces, el susodicho padre y yo, de tener la suficiente fuerza de voluntad como para hacerlos dormir en su habitación.

Así que suman 7 años y un embarazo.

 

Pero esfuerzo y buena voluntad si eh!! O un montón de excusas (que cada uno juzgue)

 

Las cunas ni las pisaron (literal) pero se nos ocurrió que si el papi las transformaba en un castillo a pie de suelo en el que entrasen gateando… quizá les gustase!!

Y bueno… una medallita nos podemos poner. Primero decir que la idea quedó preciosa… el padre hizo la camita y yo les hice hasta una bandera!

 

 

 

 

Y segundo, conseguimos que gran parte de las siestas las hiciesen ahí.

 

 

 

 

 

 

Pero cuando les comenzaron a brotar los dientes de ratoncillos… comenzaron a roer las láminas de madera, con la que el invento se vino al traste… era mayor la preocupación que la solución.

Fuera castillo! Los Twins atacaban la fortaleza!

 

Entonces papá “Manny Manitas el carpintero” se las inventó, y volvimos a reciclar las cunas, hizo una L con las dos.

Pero?? pero nada… continuamos igual.

 

Pero esperad!! Que mamá que es muy de inflarse a mirar imágenes en Pinterest y papa que es un genio de la madera tuvieron otra brillante idea.

A los peques no les gustaba su habitación, estaba claro. ¿no os parece?

Ni les gusta el dulce arbolito de la pared (que por cierto es una manualidad, no está comprado) ni les gustan las cunas recicladas.

 

Así que:

Creemos un cabaña en medio del jurásico!! (a veces me da la sensación de que en casa nos aburrimos.. y eso que os aseguro no nos sobra el tiempo).

Pues manos a la obra. Encargamos un foto mural de dinosaurios y papa se puso a construir una cabaña de dos plantas. Cama arriba fija y abajo abatible. Puerta corredera, ventanitas, luces independientes. Armarios y estanterías. Escalera con peldaños que son cajones….

 

 

Ahora si!!! Lo tenemos!!! Mirad hijos míos!!

 

 

 

…….

 

Pues no. Va a ser que no. Que jugar en la habitación es muy chulo, pero lo de dormir, ya es otro cantar.

Y ahora, a los dos mocosos okupacama, les ha dado por decir que en la habitación hay monstruos.

 

Y yo no puedo más!!! Necesito intimidad!! Necesito dejar de pasar toda la noche al borde del cochón y despertarme sin minúsculos pies en mi cara.

 

Y ahí que voy!! A coger de nuevo las riendas esta primavera!!. De Semana Santa no pasa!!

Ya visteis el storie (lo cuelgo de nuevo aquí), les he prometido hacer un spray anti monstruos (estos días me pongo).

Y voy a intentar, esta vez con más fuerzas, ser constante y aguantar la fase de noches de crisis.

 

Porque en tooooodos los otros intentos, hemos desistido por cansancio.. porque hay días que si se meten en mi cama de madrugada no tengo fuerzas para llevarlos de nuevo a su cama y quedarme despierta hasta que se calma /calman (que son 2), y otros días que estoy tan cansada que ni me entero que los tengo de nuevo debajo de mi sábana.

 

¡¡¡¡¡¡¡¡ Deseadme suerte !!!!!!!!

 

Carpintería en la habitación y litera de: Fusteria.A.Lopez

mamae

Soy mamá de dos hermosos gemelos de 8 años. Tienen autismo, así que lucho para dar visibilidad y normalizar esta condición. Y lo hago mostrando nuestro día a día ;-)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *