Hoy me pongo el pañuelo azul. Pero mañana también.

Desde el:

Debido al estado de alarma en el que nos encontramos, y en referencia a la campaña “Ponte un pañuelo azul para pasear si tu hija o hijo tiene autismo y has de salir a la calle”,que durante estos días circula por las redes sociales, queremos manifestar nuestra opinión:

Es desagradable, que por culpa de la cantidad de personas que no cumplen la cuarentena (gente irresponsable), las familias tengamos de justificarnos.

Podemos darle la vuelta a la tortilla e intentar pensar que “el lazo azul” con el que se está sugiriendo que las familias de niñas con TEA salgan a la calle, es una forma que la sociedad vea que hay diversidad, que existe y esta presente a nuestro alrededor. 

Pero no debería ser necesario ir ahora, durante el confinamiento, con un brazalete azul para justificar nuestro paseo al vecino del 5º. 

¿Si no lo llevo, tú tienes el derecho a abuchearnos y chillarnos desde tu ventana?

Parece que estemos dando ese permiso o justificando esa acción.

¿Podemos ir con una etiqueta en forma de lazo azul? ¡¡Por supuesto, aquí nadie esconde nada!!  Nuestros hijos van a tener autismo toda su vida, no es una etiqueta, es simplemente una diferente capacidad. Si de esa manera conseguimos que la sociedad sea consciente de las diferentes necesidades y haya más inclusión. ¡¡Bienvenidos sean los pañuelos azules!! 

Pero no creemos que los debamos llevar para que las vecinas del visillo se den por satisfechas y justificadas ante su falta de sensibilidad, solidaridad y empatía, y evitar así que nos increpen. 

¿Creéis de verdad que se tenga que hacer una campaña en las redes sociales y buscarnos un distintivo solo para que no nos amonesten desde las ventanas?

¡¡Habrase visto!!

Es un reflejo de como somos como sociedad, que nos tenemos que justificar, ya no delante de las autoridades, sino delante de los vecinos.

Y estos precisamente no son quienes han de juzgar si nuestras hijas necesitan salir a la calle. 

De la misma manera nosotras no nos hemos de justificarnos ante ellos. Y, por descontado, no nos han de humillar ni a nosotras ni a nuestros hijos, con gritos e insultos.

Partiendo encima de la base de que la gran mayoría de los niños con TEA sufren de sensibilidad auditiva, ¿os hacéis una idea lo que le representa a esa niña que, por diferentes necesidades, necesita salir a la calle para relajarse y no sufrir crisis (por ejemplo), ¿si lo que se lleva es el grito de los vecinos del visillo de turno?

Pues hay dos opciones: la familia por no sentirse humillada y castigada a insultos, se queda en su casa a pesar de su necesidad, o sale y ese pequeño aguanta los gritos.

Tenemos los valores cambiados. Y es una pena.

¡¡Humanidad!! ¡¡Empatía!!

¡¡Dejemos de juzgar!! 

Si veis a cualquier persona por la calle con un niño, igual es porque lo necesita. Ese debería ser nuestro primer pensamiento.

Dejemos de pensar primero que lo que se hace está mal y pensemos en la necesidad.

Y si por lo que sea se duda de que determinadas personas estén en la calle, porque se están saltando la cuarentena o haciendo algo inapropiado, pues se llama a la policía, que para algo es su trabajo, y es a ellos a quien se les ha de justificar nuestros paseos o desplazamientos.

Nadie tiene porque gritar a nadie, ni nosotros nos tenemos que justificar de nada.

¡¡Desde el club promovemos, en cuanto levanten la cuarentena, salir todos los días y llevar algo azul para mostrar la diversidad que hay en las familias!! 

Al igual que también, por consiguiente, comenzaremos a exigir soluciones reales para la convivencia y para poder llevar a cabo el día a día de las personas con autismo. 

Supermercados, restaurantes, indicaciones urbanas, colas inclusivas, parques, colegios, etc.… habrá que reclamar de verdad una inclusión real. ¿No os parece?

Yo hoy me pongo el pañuelo azul. Pero mañana también.

Asimismo, queremos hacer un llamamiento al sentido común de las familias con diferentes capacidades, e instamos a sólo hacer uso de las salidas permitidas si realmente son necesarias.

(Texto inclusivo: hemos alternado el femenino y el masculino de las palabras de forma aleatoria, haciendo referencia en ambos casos a ambos sexos)

Enlace de interés:

“El Ministerio de Sanidad dicta una instrucción que permite a las personas con trastorno del espectro del autismo salir a la calle acompañadas mientras dure el estado de alarma” Confederación Autismo España

BOE

BOE-355_Crisis_Sanitaria_COVID-1

mamae

Soy mamá de dos hermosos gemelos de 8 años. Tienen autismo, así que lucho para dar visibilidad y normalizar esta condición. Y lo hago mostrando nuestro día a día ;-)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *